pásele, pásele a las noticias de la carrilla

 

 
 

 
 

 

 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 

 

 

opinión

México 10 de febrero de 2018

 

Que se otorgue un eficiente servicio de transporte, por elemental justicia social

 

Cristina Muñoz Sánchez
Dirigente de Antorcha la zona Poniente de Tijuana

El año pasado fue retirado el servicio de transporte por medio de calafias en la ruta Granjas -5 y 10-, que fue sustituido por vehículos tipo sprinter que incrementaron el costo de las tarifas y omitieron la aplicación de descuento a estudiantes y personas de la tercera edad, no obstante esto, de repente y sin notificar a los usuarios, la empresa “Tijuanenses” dejó de cubrir la ruta, ocasionando primero un gasto mayor en el presupuesto de cada pasajero por este rubro; segundo, una dificultad para el traslado de las familias, pues los taxis en las horas pico no alcanzan a cubrir el traslado de los usuarios, tercero una discriminación a personas mayores.

Las autoridades municipales encargadas del transporte fueron enterradas de ello, sin que hasta el momento se haya hecho lo necesario para que los vecinos puedan contar con un servicio eficiente, barato y seguro; por el contrario, se han dedicado a dar largas a pesar de que se han llevado a cabo entrevistas con el director municipal de transporte público, Javier Guadalupe Salas Espinoza, quien aseguró que se reanudaría con los que prestan el servicio. Dado que sigue transcurriendo el tiempo y el titular de ésa dependencia no da solución al problema, es que pedimos al presidente municipal de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, su intervención para que el departamento correspondiente haga posible la prestación de servicio público, púes el último compromiso fue que se reanudaría el servicio el 17 de enero y hasta el momento la empresa Tijuanenses no cumple. Sólo reanudaron el servicio por menos de un día y lo hicieron con las mismas camionetas sprinter, con las tarifas más elevadas. La insistencia de los vecinos de las colonias que cubre esta ruta, como son Granjas, Terrazas, Cruz García, Antorcha Campesina 1 y 2, el Monte, Montecito y Flores Magón, es con el propósito de tener otras opciones de transporte, pues en las horas pico se dificulta salir y abordar los taxis, por lo que la gente tiene que hacer largas caminatas para acercarse a tomar otra opción para llegar a su trabajo, escuela u otro destino, y la otra razón de reiterar la solicitud de su intervención de reanudar el servicio con calafias y/o camiones, es que abarate los costos de transportación, así mismo que se promueva, la cancelación de la concesión si la misma empresa se niega a cubrir la ruta, pues no se les puede negar a los moradores de dicha zona un servicio tan elemental en aras de respetar la concesión que tienen pero sin cumplir con el cometido para el cual le fue otorgada, con esto último poder dar paso a que otras líneas de transporte cubran la ruta.

Para convertir a Tijuana en “la mejor ciudad de México” se necesita pensar en resolver los problemas de los ciudadanos que viven de su trabajo, que laboran largas jornadas, que generan riqueza para el país y el estado. Se requiere en compensación resolver el problema de transporte de esta misma gente, se convierte en un elemento fundamental de justicia social.
 

 

 

 

¿Andrés Manuel López Obrador es un populista?

 

By Enrique Lopez Rivera

México ha sido escenario de múltiples debilidades democráticas. En este país, como en otros de América Latina, la fragilidad institucional propicia que los males de la democracia se manifiesten con fuerza.

Basta con recordar la falta de contrapesos entre los poderes, los partidos políticos fragmentados, los anquilosados liderazgos tradicionales, la corrupción rampante en todas las esferas del gobierno y otros factores históricos.

Todos los fenómenos anteriores, representan el caldo de cultivo adecuado y propicio para manifestaciones políticas que se caracterizan por un discurso disruptivo. Liderazgos que se presentan como opciones distintas al poder establecido utilizando un ropaje de libertadores, mesías y salvadores de la patria. Ellos, a los que ahora se les clasifica como populistas, se reproducen fácilmente en todos los sistemas políticos, pero abundan ahí donde las expectativas de los ciudadanos no han sido cubiertas a cabalidad.

El caso emblemático que detonó el debate mundial sobre el populismo fue la victoria de Donald Trump, en Estados Unidos. Muy pocos esperaban que un candidato con esas características ganara las elecciones en una democracia avanzada, con instituciones sólidas y una cultura política ejemplar. Pues bien, ahí, en el epicentro del sistema democrático mundial un populista de derecha se coló para poner en jaque la estabilidad mundial.

Lo anterior dejo una enseñanza clara. Si existe un determinado grado de descontento (con la economía, la política o la clase gobernante), impera el miedo en la sociedad (miedo real o inventado) y un caudillo capaz de construir en la imaginación de suficientes personas un mito y una utopía que den cohesión discursiva a los instintos, frustraciones y reclamos que los enemistan con el estado de cosas imperante, el populismo irrumpirá con fuerza. En cualquier lugar y tiempo.

Derivado de los temores antes descritos, algunas voces expresan su gran preocupación por que en México se instaure un régimen populista. Llegan a tal las fobias que diversos sectores consideran que Andrés Manuel López Obrador candidato puntero en la carrera presidencial, es un populista que terminará por dinamitar la vida institucional de este país.

Para empezar, hay que subrayar que dichos fantasmas han sido parte de una gran campaña de engaño y manipulación; y que los adversarios de Andrés Manuel López Obrador, son los responsables de promover esos planteamientos equivocados.

Basta con echar un vistazo a la historia política del país para tirar por la borda las mentiras en torno al populismo que se propagan con fuerza en tiempos electorales.

Por principio de cuentas hay que decir que el populismo no se manifiesta como una mera casualidad. Sino que tiene su origen en aquello que se dejó de hacer o hizo mal la democracia.

Bajo este precepto, en México han sobrado los casos en que personajes políticos aprovechan las debilidades de la democracia para forjar su carrera política. Es decir, llevamos años en donde los caudillos, los presidentes (con facultades metaconstitucionales) y los líderes de izquierda y derecha (unos más y otros menos carismáticos), pavimentaron el camino hacia el populismo.

Todos estos actores se valieron de un frágil entramado institucional y los que tuvieron la oportunidad de gobernar introdujeron estos mecanismos como parte de los usos y costumbres del sistema político mexicano.

Dicho de otra manera, México ya tuvo en su historia gobiernos y gobernantes populistas (Lázaro Cárdenas del Río y Luis Echeverría Álvarez, por ejemplo). Lo anterior, por cierto, no pulverizó la vida institucional del país como se pretende hacer creer ahora.

Cárdenas y Echeverría construyeron durante su gobierno una serie de políticas sociales de corte asistencial que bien pueden definirse como populistas. Es decir, crearon mecanismos de control, compra de voluntades y lealtades partidistas que pueden ser explicadas a través de un mecanismo retrógrado: el clientelismo político. Lo que a su vez enalteció la figura presidencial y llevó a la idolatría de los personajes en cuestión.

Es decir, el régimen político lleva varias décadas generando clientelas auspiciadas por políticas que facilitan bienes y servicios a costa de incrementar las bases políticas del partido en el gobierno.

Así se crearon y así funcionan algunas instituciones del país. Lo único que cambia es el proveedor. Algunas veces es un partido político, otras un candidato y unas más un gobierno. Pero todos ellos se benefician de tener una amplia base social que se favorece de las políticas que procuran recompensas mínimas al tamaño de las necesidades.

Por eso, resulta inverosímil que ahora existan preocupaciones infundadas porque puede llegar al poder un líder populista. En realidad, el personaje es lo de menos. Siendo que desde hace años (escondidas o aparentes) se utilizan políticas populistas como parte medular del sistema político mexicano.

Quizá por eso las elecciones en México son cada vez más costosas. Porque hay que comprar voluntades a través de promesas de una vida mejor. Ello se materializa con la distribución de tarjetas que pueden ser intercambiadas una vez que los ciudadanos votan por la opción señalada. Tiempo después vienen los “beneficios” prometidos con un alto costo social.

También puede utilizarse este criterio en los programas sociales que sólo buscan incrementar sus apoyos para perpetuar opciones políticas en el poder. Tratando de generar paliativos y no soluciones a problemas estructurales.

Una de las preguntas más recurrentes en estos tiempos en el país es si existe la posibilidad de que un populista gobierne al país en 2018. Efectivamente existe la posibilidad real de que López Obrador sea presidente. Pero, repito, lo de menos es la persona. Lo que debe de preocupar es el régimen político que alberga en su esencia una alta dosis de populismo. Esto es, favorece la creación de clientelas políticas más que la formación de ciudadanos.

Bajo este criterio, la persona que atienda desde Los Pinos tendrá la tentación de continuar con aquellas políticas más que eliminarlas. Y es ahí donde la discusión debe de centrarse.

Andrés Manuel López Obrador ha sostenido que su movimiento busca un cambio de régimen y esperemos que cumpla con esa compleja tarea. Porque de nada servirá cambiar de denominación política utilizando la misma estructura populista del sistema.

Para terminar, hay que decir que se extiende cierta preocupación porque se extienda la ola populista. Ese debate es falso. Aquí el régimen político que se instaló a principios del siglo XX está basado en políticas públicas de corte populista que fomenta la creación de clientelas políticas.

Por tal circunstancia, lo que debe de preocupar (más allá de quien gobierna) es la modificación de los entendidos políticos que se han perpetuado en el poder. Gracias a esos mecanismos se han consolidado políticas y clientelas que impiden escenarios de plena competencia y distribución del poder.

Hacia 2018, año en que se renovará la presidencia, el verdadero reto no radicará en elegir una opción política sobre otra. El fondo de la situación será romper las ataduras populistas que se construyeron desde la gestación del régimen en cuestión que suena lejana si se conoce la historia reciente del país.

@2010_enrique
lore750715@gmail.com
 

 

Mil millones nos levantamos por la revolución 2018

 

Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*

Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/02/2018

“En Solidaridad con la Mujeres y las Niñas Explotadas”, Levántate, Resiste, Únete.

Una vez más, el tema de la SOLIDARIDAD es el tema principal de la Movilización “Mil Millones nos Levantamos 2018”.

Estamos frente a un tiempo marcado por una furiosa escalada del fascismo, el imperialismo, el populismo y ataques neo-liberales sobre la vida de las personas alrededor del mundo. Sobre todo, las más excluidas – la clase trabajadora, las minorías y las mujeres más vulnerables en cualquier parte del mundo – experimentan los impactos y son forzadas a enfrentar estos ataques sobre su bienestar, sus derechos y sus hogares.

En respuesta a la elección de Trump en los Estados Unidos, han emergido otros líderes y gobiernos contrarios a las mujeres y a las personas, al rededor del mundo. Como respuesta, estamos presenciando un surgimiento masivo de movimientos y un compromiso profundo que ha creado una vigorosa solidaridad y movimientos de resistencia por todos lados – por los derechos de las mujeres y los derechos genéricos, la protección y defensa de los territorios indígenas, contra el fascismo y la tiranía, discriminación y racismo, degradación y destrucción ambiental, violencia económica, pobreza, brutalidad y represión estatal, guerra y militarismo.

Este año, se pretende escalar las movilizaciones contra todas las formas de violencia contra las mujeres -incluyendo levantarnos contra los sistemas que causan otras formas de violencia: el imperialismo, el fascismo, el capitalismo y el neoliberalismo - y continuaremos haciendo énfasis donde estos sistemas se interconectan.

Este 2018 se sostiene el tema de “Solidaridad contra la Explotación de las Mujeres” en tanto que las políticas neoliberales y el capitalismo rapaz se han convertido en la maquinaria de la mayoría de los gobiernos, trayendo profundas consecuencias para perpetuar el sufrimiento de la clase trabajadora y la población excluida socialmente.

Esta explotación sin precedente y la pobreza rampante que aqueja a la mayoría de habitantes de nuestro país y el mundo, sigue escalando y es imposible ignorarla. Por eso, este año nos levantamos para oponernos contra esta represión y opresión.

Y el tema de 2018 sigue siendo la “Explotación” – porque las mujeres al rededor del mundo sufren los efectos del neoliberalismo que ha degradado sus condiciones sociales y económicas. El hambre ha alcanzado nuevos niveles y, por eso, la pobreza no se puede seguir excluyendo de las distintas formas de violencia contra las mujeres.

El desempleo, la falta de vivienda, la explotación laboral, el trabajo forzado, los recortes a los servicios sociales, la falta de tierra, la sobre-explotación de los recursos naturales, la disminución del salario mínimo y la pérdida del poder adquisitivo, la privatización, el desplazamiento forzado por las guerras, la militarización, la delincuencia organizada, la trata de personas y la trata sexual y mucho más – todas consecuencia de un sistema global que está hundiendo al mundo en una profunda crisis económica – lo que provoca otras formas de violencia que vienen de la mano con la pobreza insoportable, el hambre y la privación.

Cada febrero nos levantamos – en cientos de países al rededor del mundo – para llevar un mensaje a nuestras comunidades, nuestros gobiernos, nuestras hermanas, y al mundo con mil millones de pie y prender una luz de esperanza sobre la impunidad e injusticia rampantes que las sobrevivientes tienen que sufrir frecuentemente.

Usamos el baile para expresar nuestra alegría a la comunidad y para celebrar el hecho de que no nos han derrotado a pesar de la violencia en nuestra contra. Nos levantamos para demostrar que estamos determinadas a crear una nueva conciencia, una nueva cultura y a derrotar al patriarcado.

Entendemos la explotación como la acción o el hecho de tratar a alguien injustamente, para obtener un beneficio de su trabajo y a la acción de hacer uso de y beneficiarse de sus recursos. Las mujeres y las niñas son mucho más vulnerables al abuso de poder en todas las áreas – la casa, el lugar de trabajo y económicamente – cuando tienen pocas o ninguna oportunidad para sobrevivir.

La explotación también incluye al corporativismo impuesto por el imperialismo que crece acentuando las desigualdades dentro de nuestros países y a través de nuestras fronteras, que abusa de las mujeres y las niñas. Estamos viendo, más y más que dentro del contexto de la violencia económica y la pobreza, se registran formas adicionales de violencia, como la violación, la violencia familiar, la trata, la explotación de la prostitución y otras formas de explotación sexual, los trabajos y servicios forzados, la servidumbre, la migración ilegal, el desplazamiento forzado y las formas contemporáneas de esclavitud aumentan, proliferan, escalan. Y las mujeres y niñas están siendo utilizadas como objetos, desempoderadas y para ganancias de otros y para el control social, económico y político.

En todas las regiones del mundo, las mujeres son abusadas en múltiples formas a través de la explotación y la opresión. Una de esas formas es la enraizada estructura patriarcal en la sociedad que sostiene la subordinación y la opresión de las mujeres y que nos condicionan o fuerzan a la sumisión y la subyugación.

Esto crea un campo fértil para la dominación y control de las mujeres y las niñas. Otra forma es la exportación de mujeres y niñas pobres para la explotación laboral, cuando la explotación se impone globalmente por los países imperialistas y capitalistas que imponen sus ganancias sobre las personas. El abuso del planeta y la objetivización y deshumanización de los cuerpos de las mujeres puestos al servicio de las ganancias y del comercio, y al servicio de las ganancias y el desarrollo de otras naciones que son el mayor acto criminal de abuso y de poder.

Este año nos levantamos para demandamos poner fin a TODAS las formas de explotación de mujeres y niñas. En Cuernavaca, Morelos, nos levantamos el 13 de febrero, a las 5 de la tarde, en la Plaza de Armas y en la Ciudad de México, nos levantamos el 15 de Febrero, a las 5 de la tarde, en la Alameda Central, en Avenida Juárez, donde está el Monumento de Madero.

Nuestro llamado de solidaridad es local y mundial e incluye, pero no se limita a: ponernos de pie contra la guerra, la tiranía, el racismo, el fascismo, la violencia contra las mujeres, la explotación de las y los trabajadores, la corrupción, el imperialismo, explotación de la tierra y los recursos naturales, el cambio climático, la pobreza, la misoginia, el patriarcado, el sexismo, la discriminación de género, la transfobia.

Y nos ponemos de pie por la igualdad, la seguridad y la libertad de las mujeres, los derechos de las refugiadas y migrantes, la justicia climática, los derechos reproductivos, la educación, la libertad de prensa, la seguridad de las mujeres defensoras, garantías individuales, educación cívica y sexual y los derechos de la comunidad LGBTQI.

Mayor información en:https://www.onebillionrising.org/events/morelos-se-levanta-por-la-revolucion-en-solidaridad/ https://www.onebillionrising.org/events/mexico-se-levanta-por-la-revolucion-en-solidaridad-con-las-mujeres-y-ninas-explotadas/

*Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR

Facebook: Catwlac Directora
 

 

ANTICORRUPCIÓN. PASAR DEL DISCURSO A LA ACCIÓN.

 

Anticorrupción. Pasar del discurso a la acción.

Lunes, 05 de febrero de 2018.- La sexta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio con América del Norte concluyó con un balance positivo. A partir de una propuesta del sector privado mexicano -y con el apoyo de los equipos negociadores de los tres países- acordamos la creación de un capítulo Anticorrupción. Esta es una aportación sin precedentes en tratados comerciales a nivel internacional: logramos tipificar los delitos de soborno y enriquecimiento ilícito, así como obligar a los tres gobiernos a establecer medidas eficaces para su prevención y sanción.

Así, avanzamos en la modernización del Tratado y fomentamos un mejor ambiente de negocios, de cumplimiento entre las empresas de los tres países, y en nuestro país en particular. Pero este paso adelante no sustituye los esfuerzos que, internamente, tenemos que realizar para construir una sociedad más íntegra y apegada a la Ley, sin impunidad ni simulaciones, en una cultura de cumplimiento.

Es necesario que los poderes ejecutivos y legislativos, de los tres órdenes de gobierno, tomen las acciones necesarias para lograrlo.

De acuerdo con el Banco Mundial, año con año nuestro país enfrenta costos de hasta 9 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto por la corrupción. Por cada 100 pesos que producimos en la economía, 9 se pierden en transacciones irregulares de corrupción.

Esta es una realidad inaceptable que todos tenemos que transformar y poner de nuestra parte. Desde el sector empresarial, estamos decididos a promover una total integridad tanto en las transacciones privadas, como en el ejercicio del gasto público y la relación de las empresas en el ejercicio del mismo. En nuestra agenda, México Mejor Futuro, hemos establecido la meta de que haya cero tolerancia a la corrupción y proponemos acciones concretas para ello.

En primer lugar, exigimos que se consolide el Sistema Nacional Anticorrupción. Para ello, es necesario que se realicen los nombramientos que hasta hoy siguen pendientes inexplicablemente, así como también se concluya la homologación de las leyes estatales con la legislación federal en relativo al Sistema Nacional Anticorrupción. Es decir, se tiene que crear el Sistema Anticorrupción estado por estado, es un compromiso con la sociedad y lo tienen que seguir y liderar los gobernadores de los estados

Necesitamos avanzar también en los acuerdos que nos permitan contar con una Fiscalía General sólida, con autonomía, con todos los poderes y que se acuerde el nombramiento de este importante cargo. Además, no debemos postergar el nombramiento de la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción o Fiscalía Anticorrupción.

Es necesario que se pase de las intenciones y los buenos discursos, a las acciones y los compromisos, y se nombre a un fiscal con experiencia técnica y probidad intachable, a través de un proceso transparente que permita garantizar su independencia.

Además, debe nombrarse al Auditor Superior de la Federación, integrar en su totalidad el Consejo de Participación Ciudadana, y facilitarle para que funcione, así como los magistrados especializados en la materia. Sólo con instituciones más sólidas podemos combatir con mayor eficacia las prácticas de corrupción en el país. Si no lo hacemos, tendremos menos capacidad para atraer inversiones, fomentar nuevos negocios y generar mejores empleos.

En el sector empresarial, estamos decididos a contribuir con este esfuerzo. Con ese objetivo impulsamos el capítulo anticorrupción del TLCAN, así como también presentamos -hace unos meses – y estamos trabajando en la incorporación de más empresas cada día, al nuevo Código de Integridad y Ética Empresarial, que permite a las empresas tomar acciones concretas para combatir prácticas ilegales al interior de sus organizaciones. Ambas iniciativas del sector privado buscan que la sociedad tome el liderazgo en la tarea de construir un México más honesto, con empresas íntegras que tengan lineamientos más estrictos en su relación con los gobiernos y otros particulares.

Lo hacemos porque estamos convencidos de que la corrupción no solo recae en el sector público ni en un solo orden de gobierno. Es un asunto de todos, es responsabilidad de todos generar este cambio: estados, municipios, ciudadanos y empresas, debemos ser parte de esta cruzada. No solo evitando participar en actos cotidianos de corrupción -como dar dinero a un policía para evadir una multa de tránsito- sino denunciándolos y exigiendo justicia, probidad y orden, respeto a los demás.

Hoy, tenemos el gran desafío de recuperar la confianza de los ciudadanos en nuestras instituciones y tenemos que trabajar todos juntos, haciendo cada quien lo que nos corresponde, y los empresarios no nos estamos quedando omisos en este sentido. Debemos transformar la cultura cívica mexicana para que la corrupción sea intolerable y la denuncia ciudadana permita castigar a quienes la cometen, en lo público y en lo privado.

En el sector privado estamos trabajando para impulsar un marco normativo que fortalezca la integridad tanto a nivel nacional como internacional. Confiamos en que los actores políticos habrán de corresponder a este compromiso con acciones concretas que fortalezcan también las instituciones que hemos construido en México para combatir la corrupción. Que pasen del discurso al compromiso con decisiones, y que los tiempos políticos y electorales no interfieran en una decisión que le deben al pueblo de México y que la estamos esperando.
 

 

Un año después

 

 

Dra. Gabriela Muñoz Meléndez

“Miénteme, por piedad, yo te lo pido
Miénteme sin medida ni clemencia.”

Adaptación libre de un fragmento del poema “Último ruego” de Federico Barreto

Hoy, día de la marmota, Phil pronosticó seis semanas más de invierno. Hace un año con esperanza estulta pedía ver una señal más allá de la proyección climática del famoso bicho…y no era la única, muchos nos preguntábamos ¿sería que veríamos acortada la recién iniciada administración de Donald Trump si se acababa antes el invierno? Varios apostaron a que dicho gobierno no llegaría al año a pesar de que la marmota predijo que el invierno se alargaría por seis semanas más.

El 30 de enero del presente cuando el presidente dirigió su primer discurso sobre el estado de la Unión, cualquier duda que nos haya quedado se esfumó. El evento fue sintonizado por 45.6 millones de personas, de las cuales 75% lo aprobaron; es más 62 % calificó el mensaje de excelente y de un esfuerzo genuino para unificar al país. El nivel de aprobación del presidente de E.U. número 45 que se encontraba alrededor de 39 %, al final del ejercicio culminó con 42 %. Y la proclama de un “nuevo momento estadunidense”.

La alocución, sin embargo, fue calificada por periodistas -del New York Times y del Washington Post entre otros-, por especialistas y por un 25 % (de amargados parece ser) como un discurso lleno de retórica y de hechos y números dudosos. Muchos de los cuales han sido desmentidos en repetidas ocasiones y que el presidente de la unión americana insiste en seguir usando. Lo más notable es que no se dijo algo notable, que muchos logros productos de inercias pasadas se proclamaron como propios y que no salieron a la luz asuntos espinosos.

Pero ¿hay lugar al optimismo? La pregunta cabe cuando hemos presenciado durante un año muestras de actitud bravata, de impulsos autoritarios, de racismo, de intervención abierta, de amenaza nuclear, de retroceso en el respeto a los derechos de las mujeres y las minorías, de la regresión a la agenda ambiental y climática. Todas muestras de la fragilidad de logros, deberíamos decir ¿de la vulnerabilidad del sistema democrático? Debe añadirse, empero, que todo lo antes enunciado no es responsabilidad única de Trump, él es apoyado por un partido, por grupos empresariales, por una parte, de la sociedad que se mantienen constantes y convencidos de que este es el rumbo correcto para los. E.U.y en consecuencia para gran parte del mundo.

¿Estaremos viendo un momento de gloria de la pretensión? ¿cuánto durará? Cuando he platicado con colegas estadounidenses (liberales debería agregar) me dicen llenos de pragmatismo que, si soportaron la administración de Nixon y el reclutamiento a la guerra de Vietnam, bien podrán enfrentar la administración de Trump. Y cuando los escucho en mi mente se reproduce la canción de “I will survive” que cantaron seis estrellas de Hollywood antes de la toma de posesión de Trump hace un año.

Falta mucho por venir, y aunque muchos nos sintamos listos para invernar por lo que resta de la actual administración estadounidense, lo más probable es que sigamos siendo testigos de horrores y quizás de algunas sorpresas gratas. Lo seguro es que no le impondremos nuestras esperanzas a la marmota Phil, en otro ámbito que no sean el final del invierno en E.U.
 

 

Visibilizar trabajo agrícola no remunerado de mujeres campesinas: CEDRSSA

 

05-02-2018 El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), de la Cámara de Diputados, planteó visibilizar el trabajo agrícola no remunerado que realizan las mujeres rurales y campesinas, dado que el 38 por ciento carece de ingreso.

Uno de los retos de México es consolidar la perspectiva de género en los programas de desarrollo sustentable y en el marco constitucional, establece el ensayo “La Constitución de 1917: La mujer y su aportación en el desarrollo rural sustentable”, realizado por el centro de estudios.

También destaca la necesidad de ejecutar políticas gubernamentales para fortalecer la capacidad de autogestión de las mujeres del campo en actividades productivas y cambios cualitativos en su calidad de vida, al reconocerse la importancia del valor económico, social y de subsistencia del trabajo agrícola no remunerado que realizan.

En México, la mujer desempeña un papel fundamental en la gestión, conservación, protección, restauración y aprovechamiento de los recursos naturales; por ello, es necesario orientar las acciones de gobierno hacia la construcción del desarrollo rural sustentable a partir del reconocimiento de las diferencias de género, considera.

El documento sostiene que “los responsables del diseño de políticas sociales en México tienen el compromiso de impulsar un marco normativo que garantice el desarrollo de la mujer rural en todas sus fases: económica, social, educativa y de salud; sin esta proyección queda indefensa, sin alternativas ni soluciones que le permitan responder ante los nuevos retos”.

Resalta que hoy más que nunca es indispensable lograr un pacto mundial que sensibilice a las generaciones presentes y futuras sobre la importancia de la mujer en el desarrollo rural sustentable.

Sin duda, del texto constitucional se puede desprender un conjunto de principios o decisiones políticas fundamentales que pueblo y gobierno han adoptado para el reconocimiento de los derechos de las mujeres, permitiéndole a la mujer rural incorporarse desde distintos ámbitos a la construcción del desarrollo rural sustentable.

Es tiempo de que México aspire a un mayor potencial con el soporte de la otra mitad de la población, por lo que la protección de los derechos de las mujeres rurales debe estar contemplada en leyes y políticas nacionales, armonizadas con las normas internacionales en materia de derechos humanos.

La investigación del CEDRSSA refiere que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) considera a las mujeres las principales productoras agrícolas y clave en el sostenimiento de la seguridad alimentaria de los países; también realizan los mayores esfuerzos y quienes menos ingresos perciben, ya que el 38 por ciento de las mujeres carece de ingreso.

Las principales actividades de estas mujeres son la agricultura, ganadería, silvicultura, caza, pesca y artesanía, lo cual supera 17 veces las tareas en las zonas urbanas.

A pesar de su incorporación al ámbito laboral y que trabajan jornadas dobles, considerando las tareas domésticas que desempeñan sin remuneración, 32.7 por ciento trabaja por su cuenta (no son asalariadas) y 16.3 por ciento no obtiene remuneración alguna.

El 51 por ciento carece de prestaciones de salud e igual porcentaje no tiene prestación de ningún tipo, “colocándose en el desamparo absoluto”.

Seis de cada diez mujeres rurales no cuentan con contrato escrito que les garantice estabilidad en sus ingresos; 31 por ciento sólo recibe un salario mínimo y únicamente 18 por ciento asume jornadas laborales de 48 horas a la semana.

Las condiciones educativas y laborales que afrontan las mujeres de las áreas rurales de México, propician que se acentúe la brecha de desigualdad prevaleciente en el campo, y 66.6 por ciento de la población en pobreza extrema del país, está conformada por población rural.

El documento refiere que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), estimó que en 2012, 27.6 millones de mujeres estaban en condiciones de pobreza y 8.5 millones son de un contexto no urbano, equivalente a que seis de cada diez mujeres rurales en el país se encuentran en situación de pobreza y más de tres millones viven en pobreza extrema.

En tanto, 93.5 por ciento de las mujeres rurales mexicanas son vulnerables por “carencias sociales” (alimento, educación, servicios de salud, servicios públicos, vivienda y otros).

A ello se suma que ante la migración de los varones no sólo a áreas urbanas sino al extranjero, particularmente a Estados Unidos, en busca de trabajo mejor remunerado, las mujeres jefas de familia se quedan en su localidad asumiendo una mayor y más directa participación para recuperar la economía rural del país.

Tendencia que ha “feminizado la agricultura” con enormes desventajas, ya que actualmente tienen que enfrentar problemas como falta de titularidad de las tierras (los dueños son los hombres, muchas veces emigrados), acceso a créditos (sistemáticamente se les niegan), a recursos y a asistencia técnica.

Todo esto sin considerar que su incorporación a dichos procesos productivos en condiciones de desventaja cultural, social, económica y académica, no las releva de las actividades propias de su género, como cuidado y educación de hijos, y ser su sustento económico, que las “avasalla de tiempo completo”.

Destaca el documento el derecho femenino a la tenencia de la tierra, ya que es constante su preocupación al respecto para que el desarrollo rural sustentable se mantenga como sostén económico, tanto individual como colectivo.

La investigación del CEDRSSA apunta que las mujeres han logrado obtener sus derechos agrarios a partir de un gran esfuerzo individual y de un complejo proceso de negociación en el seno de la familia, particularmente con el cónyuge titular.

“Poco más de la mitad de las actuales ejidatarias y comuneras heredaron la tierra que poseen, mientras que una quinta parte la obtuvo mediante cesión gratuita; en ambos casos de manos del cónyuge o del padre, principalmente, o de la ejidataria titular”, establece.

Además, requieren crédito oportuno y barato, acceso a la tecnología, inclusión y capacitación técnica para aumentar su producción y apoyar con redes de comercialización para la venta de sus productos.
 

 

Partidos políticos en México: de la desideologización al pragmatismo

 

Miguel Alonso Rivera Bojórquez

El acta de defunción de los partidos políticos en México puede ser expedida el 1 de julio de 2018.

Según la tradición política mexicana los partidos se dividían en derecha, centro e izquierda y los tres grandes partidos, que se habían disputado las preferencias electorales, habían fluctuado del centro a la derecha o la izquierda, modificando su posición política según el momento histórico que enfrentaran.

Hoy esos grandes partidos se han mezclado con partidos medianos y pequeños, nacionales y locales, con influencia regional, con presencia en el Congreso de la Unión o en administraciones municipales buscando únicamente su rentabilidad y la unión de fuerzas con el único propósito de acceder al poder ¡importa un comino la ideología!

Mi padre fue un idealista que estudió las ideas de Carlos Marx, Federico Engels y Vladímir Ilich Uliánov – Lenin-. Incluso, bautizó como Carlos y Lenin a dos hermanos. Estaba en contra del abuso y la injusticia en la explotación del hombre por el hombre y defendía la igualdad social. Finalmente, cuando el Partido Comunista sale de la clandestinidad viene su muerte. Hay que recordar que un sinaloense, Arnoldo Martínez Verdugo, fue dirigente nacional del Partido Comunista y del Partido Socialista Unificado de México, miembro incluso del Partido de la Revolución Democrática.

Aunque el Partido Acción Nacional muchos analistas lo ubican en la derecha, su fundador Manuel Gómez Morín, de ideas liberales y humanistas rechazaba, en sus orígenes, que este instituto fuera considerado Demócrata Cristiano. El filósofo español José Ortega y Gasset, en el cual se inspiró Gómez Morín –entre otros pensadores- dijo alguna vez: “Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral”. No obstante, su crítica era contra la parálisis ideológica no a favor de la hipocresía o la inmoralidad política que prevalece en nuestros días.

Por su parte, el Partido Revolucionario Institucional todos lo sabemos, surge con un pensamiento de centro izquierda en 1929 para pacificar la nación y unir todas las corrientes políticas derivadas de la Revolución Mexicana, que en la actualidad tiende hacia el nuevo liberalismo y próximamente a cambiar de nombre. Para ello, lo primero fue cambiar el nombre del instituto que representa el alma ideológica de este partido y bautizar al ICADEP como Instituto de Formación Política “Jesús Reyes Heroles”. Partido Nacional Revolucionario y partido de la Revolución Mexicana anteriormente, ¿Cuál será el nuevo nombre del PRI?

No voy a detenerme a hablar del Partido de los Pobres y de Lucio Cabañas o del EZLN, así como de otros muchos partidos y movimientos que han surgido en nuestro país, con posiciones políticas discutibles. Actualmente, tenemos nueve partidos políticos unidos en tres grandes alianzas: Por México al Frente (PAN, PRD y MC); Juntos Haremos Historia (MORENA, PT y ES); y Todos por México (PRI, PANAL y PVEM). Estas alianzas se enfrentan por miles de cargos de elección popular y la Presidencia de la República. A eso súmele los independientes (que muchos de independientes no tienen nada) y los partidos locales, como el PAS en Sinaloa, que son tomados en cuenta por su indiscutible fuerza creciente.

El motor de la historia tradicional sería bajo el enfoque de la izquierda y la derecha: en esta lógica estamos ante la lucha de clases por los intereses opuestos entre el proletariado y la burguesía. Eso debería aparecer, en el escenario acostumbrado, en los estandartes de la oferta política. Sin embargo, esa bandera está rota. ¿Dónde está la izquierda, el centro y la derecha en México? Evidentemente las ideologías han sido castradas, mutiladas y pisoteadas. Lo que se busca llanamente es el poder y la publicidad engañosa es solamente un medio para conseguirlo. Es comprensible la confusión. Algunos ante tal frustración justifican: “Ya no es el partido sino la persona”. Pero la persona por sí sola no trasciende sin una plataforma con clara identidad política.

El objetivo principal es la lucha por la silla más importante y todos los candidatos, desde el aspirante al cargo más modesto hasta el principal, aparecen los mismos nombres a lo largo del país, representantes vinculados a los intereses de siempre, muchos de ellos verdaderamente mediocres, corruptos e incompetentes, de eternizados cacicazgos políticos que en esta contienda se afanan en manipular la opinión pública y en burlarse de la inteligencia y de la dignidad del ciudadano común. Hemos visto en esta elección un comportamiento autoritario y antidemocrático en los partidos que para nada toma en cuenta el sentir de sus miembros y mucho menos de una ciudadanía lastimada por la situación que sufre México. No puede existir democracia sin que se respete la participación popular y cuando existe una hegemonía de los grupos de poder que solamente se acuerda de los ciudadanos comunes cuando necesitan su voto.

Acerca de Miguel Alonso Rivera

Periodista independiente, titulado por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Ha desempeñado varios cargos públicos en el área de Comunicación social. Escritor de varios géneros literarios.
 

 

Ombudsperson

 

Por: Por Silvia Núñez Esquer/Mujer Sonora.

Cimacnoticias | Hermosillo, Son. - 31/01/2018.- El defensor o defensora del pueblo debería estar comprometido a defender a capa y espada los Derechos Humanos. El ombudsperson, todavía mal llamado ombudsman, en masculino, fue creado desde el siglo XIX, pero es hoy cuando tiene definidas sus funciones como defensoras o defensores de Derechos Humanos.

En Sonora se encuentra abierto el proceso para elegir a la persona que habrá de sustituir al actual presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) en el periodo 2018-2022. Son trece aspirantes, entre los cuales se encuentran dos mujeres: Alma Lydia Soto López y Lourdes Rivera Valle. Ambas han quedado invisibilizadas en los medios ante figuras masculinas de reconocida trayectoria pública.

En la lista figuran un compadre de la gobernadora de Sonora Claudia Pavlovich, un ex presidente de la CEDH, dos actuales empleados de la CEDH, uno de ellos cuestionado en años pasados por su dudosa participación en un caso de feminicidio, en el cual se le señalaba por ofrecerse como abogado defensor del agresor.

Así como han quedado invisibilizadas las dos aspirantes a dirigir la CEDH, el tema de los Derechos Humanos de las mujeres ha sido ignorado.

En el discurso, a las mujeres se les ha puesto en el paquete de “grupos vulnerables”, junto con niñas y niños, migrantes e indígenas, ignorando que su condición de género que atraviesa todas las demás categorías.

Un aspirante fue muy claro cuando lo cuestionaron sobre el aborto, a lo que respondió que está de acuerdo con defender las excepciones que la ley y el Código Penal contienen para que las mujeres puedan interrumpir su embarazo en el estado de Sonora.

Pero otro, el que fuera en años anteriores presidente de la CEDH en forma contundente dijo que está “a favor de la vida” y que, si bien se debe respetar la ley, dejó muy claro que para él las mujeres no se mandan solas. Eso de que su cuerpo es suyo, no es tal.

Así las cosas, el sector de la población, blanco de la más grave violación de los Derechos Humanos, las víctimas de feminicidio consumado, de tentativa de feminicidio y de violencia familiar extrema, no existen para las y los aspirantes a la titularidad de la CEDH.

Sonora aparece en el sexto lugar nacional en incidencia de feminicidio y primer lugar en violencia familiar, según el informe del Secretariado Nacional de Seguridad Pública de enero de 2018.

Atestiguar cómo un ex presidente de esa institución que no respondió a las necesidades del momento quiere ocupar el cargo nuevamente, nos recuerda que pronto harán diez años de la reforma constitucional en Sonora que limitó los derechos reproductivos de las mujeres y que inició una cascada de reformas en varias entidades en el mismo sentido.

Jorge Sáenz Félix se negó a presentar una acción de inconstitucionalidad contra la reforma aprobada, como se lo solicitaron mujeres y organizaciones, siendo la instancia correspondiente para hacerlo.

Además, lo hizo atendiendo a sus creencias personales y a las organizaciones retrógradas que violando los Derechos Humanos de las mujeres y las niñas hacen todo lo posible por llevar a término los embarazos, aún si éstos son producto de la violencia sexual.

Incluso, la respuesta a las mujeres la otorgó porque éstas interpusieron un amparo ya que las ignoró y no atendió voluntariamente su solicitud, violando su derecho de petición lo cual finalmente tuvo qué hacer por mandato del juzgado de distrito.

Es por ello que el Congreso del estado no solo no debería tomar en cuenta la candidatura de Sáenz Félix por la enorme omisión del entonces ombudsman, sino que debería atender y resolver sobre el juicio político que también se solicitó formalmente ante el Legislativo y que nunca obtuvo respuesta.

La petición hecha en 2009 fue resultado de la negativa del entonces titular de la CEDH de presentar ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una acción de inconstitucionalidad por la reforma al Artículo primero de la Constitución sonorense.

Aun así, Sáenz Félix quiere ser de nuevo ombudsperson, quiere seguir viviendo de los recursos públicos que deberían ser para impulsar la salvaguarda de los Derechos Humanos de todas las personas.

El sueldo, que según sus propias palabras es similar al de un secretario del Gabinete estatal, debería ser devengado por una persona que estuviera comprometida con la defensa y promoción de los Derechos humanos, incluidas las mujeres.

No debería regalarse a personas que se erigen en jueces supremos que con la máscara del ombudsman se convierten desde ese puesto en violadores de los Derechos Humanos.

A las mujeres en Sonora y en México no nos conviene ni nos sirve un ombudsperson que solo le interese pasarla bien, con un buen salario, rodeado de amigos y amigas contratadas para devengar un sueldo por cuatro años.

Requerimos una persona que realmente sepa de qué se tratan los Derechos Humanos, todo lo que abarcan, y con sensibilidad para atender de inmediato todas las violaciones, pero particularmente las violaciones graves, atendiendo las peticiones ciudadanas.

No es justo que sigamos sosteniendo con dinero público a personas que buscan pasarla bien, hacer relaciones para su futuro, y sin el mayor rubor revictimizar a las personas agraviadas.

Las mujeres en Sonora todavía estamos sujetas a las restricciones que el Congreso avaló a propuesta de los grupos pro vida, que solo buscan aumentar la estadística de partos, sin importarles el futuro de madre e hijo, muchas veces víctimas ambos de un violador.

El próximo o la próxima titular de la CEDH está obligada a escuchar a las mujeres y si es necesario interponer la acción de inconstitucionalidad que está pendiente.

No a los ombudsman omisos, sí a ombudsperson comprometidos y que demuestren su conocimiento y experiencia afín a los Derechos Humanos.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/

Twitter: @mujersonora

 

 

Preocupa falta de investigación y sanción de los feminicidios en México: OCNF

 

Luego de conocer las cifras difundidas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SESNSP) en relación a los feminicidios en México, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) manifiesta su preocupación ante la evidente falta de investigación de las muertes violentas de mujeres como feminicidio, lo que deriva a que estas sean investigadas por otras causales como: suicidio, homicidio, etc.

El pasado domingo 21 de enero el SESNSP hizo pública información sobre Presuntos delitos y víctimas de feminicidio en la que refiere que de 2015 a 2017, las procuradurías o fiscalías estatales registraron 1,640 carpetas que iniciaron una investigación por el delito de feminicidio en México: 389 en el año 2015; 580 casos en 2016, y 671 en 2017, es decir un aumento del 72% entre 2015 y 2017, según los datos difundidos.

Sin embargo, “el subregistro y la falta de investigación de muchos casos, que son investigados por otras causales, deriva no sólo en su invisivilización sino en la impunidad y prevalencia”, advierte el OCNF.

De acuerdo a los datos recabados por el OCNF -a través de solicitudes de información a las procuradurías y fiscalías de todo el país- tan solo en 2015 las cifras proporcionadas por las Procuradurías de Justicia de 19 estados del país, nos indican que de enero a diciembre de ese año fueron asesinadas 1,595 mujeres, de los cuales 622 casos fueron investigados como feminicidios, es decir sólo un 38 % del total de asesinatos.

En 2016, la información proporcionada por las Procuradurías de Justicia de 16 estados del país, afirman que enero a diciembre de ese año fueron asesinadas 1, 455 mujeres, de las cuales 668 casos fueron investigados como feminicidios, es decir sólo un 45%.

Por otra parte, tan sólo en el primer semestre de 2017 (de enero a junio), el OCNF recibió información de 17 Procuradurías de Justicia a través de las cuales registró 914 asesinatos de mujeres en: Estado de México, Ciudad de México, Morelos, Guanajuato, Nuevo León, Jalisco, Oaxaca, Sonora, Chihuahua, Puebla, Coahuila, Sinaloa, Campeche, Hidalgo Chiapas, Quintana Roo y Colima. Tan sólo el 49% de los casos es investigado como feminicidio.

De igual manera, en su informe “La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016” la Oficina de ONU Mujeres en México, el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y la propia Secretaría de Gobernación (SEGOB) afirman que tan solo en 2016 hubo un total de 2,746 asesinatos de mujeres.

En su conjunto, los datos recabados por el SESNSP, organismos nacionales e internacionales, evidencian la prevalencia e incremento de los feminicidios en México, la falta de investigación de los asesinatos de mujeres como feminicidios (desde un inicio) y no por otras causales, así como la necesidad urgente de políticas públicas que contribuyan a la erradicación de la violencia más extrema hacia las mujeres, entre ellas un banco de datos a nivel nacional que permita realizar un diagnóstico sobre la situación real de los feminicidios en cada una de las entidades.

El subregistro, la ausencia y negación de datos, la pérdida de las pruebas, la falta de sensibilización en las y los servidores públicos, la omisión, negligencia, y la falta de voluntad para acreditar el delito, es un obstáculo para identificar, investigar y sancionar los feminicidios con perspectiva de género para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte.

Pese a la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) 554/2013 sobre el caso de Mariana Lima Buendía en la que el máximo tribunal nacional estableció lineamientos específicos para la investigación en los casos de asesinatos de mujeres y que “todas las muertes violentas de mujeres deben ser investigadas como feminicidio, con perspectiva de género y con base en los estándares internacionales más altos”, la realidad es otra.

Además de su incremento e impunidad, como Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio hemos identificado la agudización de la saña, brutalidad y violencia extrema con la que son asesinadas las mujeres, el uso de diversos tipos de armas y métodos para acabar con sus vidas, un patrón íntimamente relacionado entre la desaparición de niñas y mujeres con el feminicidio, la participación de diversos tipos de agresores, entre otros factores que envuelven la realidad de la violencia contra las mujeres en México.

Pese a las alertas de género que hoy en día han sido declaradas en 13 estados de la República, las acciones para prevenir, proteger y garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia sigue siendo una agenda pendiente, por lo que hacemos un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno a tomar acciones contundentes para erradicar la violencia contra las mujeres y exigimos:

-Tener como prioridad gubernamental salvaguardar la vida e integridad física de las mujeres en México.

-Realizar de manera coordinada acciones interinstitucionales para que de manera eficaz se prevenga y sancione cualquier acto violento hacia las mujeres.

-Investigaciones y sanciones prontas, efectivas y con perspectiva de género.

-Construyan e implementen políticas públicas que contribuyan a la erradicación de todos los tipos de violencia contra las mujeres, entre ellas el banco nacional de datos, alumbrados públicos, entre otras.

-Recabar, analizar y difundir los datos sobre la violencia feminicida en México de manera exhaustiva.

Ante la alerta nacional que significa la violencia feminicida en México el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio estará atento de las acciones que el Gobierno Federal y los gobiernos estatales realicen para su erradicación.

Atentamente,

Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio